Primeras entregas de la trilogía Magia vikinga, protagonizada por dos niños de diez años llamados
Thora y Oddo. Ambos comparten un problema: no se sienten parte de su propia familia, sin saber porqué. Thora vive en una casa en la que todos tienen habilidades mágicas, y entre tantos hechizos nadie presta atención a las labores de la casa y el huerto, mientras ella aún no ha manifestado ningún poder de ese tipo, pero sí tiene una gran habilidad para los trabajos del hogar y el cuidado de las plantas. Por el contrario, en casa de Oddo todos se dedican a la agricultura, y rechazan cualquier tipo de hechicería, pero para su sorpresa el muchacho empieza a desarrollar poderes cada vez más inexplicables, mientras es un absoluto inepto para el trabajo manual. Lo que los dos niños no saben es que fueron cambiados en la cuna nada más nacer, y que de su encuentro fortuito surgirán muchas aventuras, en las que la magia, la curandería y la lealtad tendrán un papel fundamental.

Volver a página principal